Roma   Leave a comment

El emperador romano Antonino le construyó este templo a su mujer Faustina cuando ella murió, ubicado en el foro Romano. En ese momento, dicen que dijo que hubiese preferido vivir con ella en el desierto que vivir sin ella en el palacio. En el friso superior aún se lee la expresión Divo Faustina. Cuando años después murió dicho emperador, el Senado -que debía hacerle un monumento divino como era usual desde el asesinato de Julio Cesar- utilizó el mismo templo, agregándole en el friso Divo Antonino. Entre el siglo XV y XVI, construyeron en ese lugar una iglesia y, por tal, quisieron tirar abajo las columnas del templo. Para hacerlo, ataron sogas a los caballos y tiraron desde la plaza principal del foro. Nunca pudieron derribarlas. Aún se ven en las columnas las marcas de las sogas.

roma

Anuncios

Publicado febrero 16, 2014 por danielmecca en Viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: