Respirar es dejar una mirada   Leave a comment

¿Quién habla cuando habla nuestra voz? ¿Quién afirma cuando afirma nuestra voz? Somos unos malditos repetidores, le escuché decir a alguien por ahí. Sí, somos unos malditos repetidores, coincido (grito, repito) ahora yo (en clara contradicción de estos argumentos). Como arquitectos que diseñan sobre unos cimientos inciertos (la vida), construyamos nuestra palabra y nuestra mirada y no repitamos idiotizados las palabras y las voces sistematizadas, los discursos cementados de los otros (sí aprender de lo que dijeron y dejaron los otros, pero transformarlo, no repetirlo, hacerlo nuestro: es la metamorfosis de estar vivo). Hay que cuestionar, siempre: el que acepta se mata de a poco. Hay que indagar, criticar, preguntar, incluirise, profundizar; hay que nacer, morir y renacer todo el tiempo. Y construirnos, edificar nuestra mirada y el pensamiento. Una vieja premisa budista sostiene que el discípulo -en la línea de la vacuidad, del vacío- no debe aferrarse a nada, ni siquiera a las palabras que los maestros mismos le están enseñando en ese momento. Aquí, del mismo modo,  que no se acepte nada de lo que le digo, que se cuestione, que de eso se trata; respirar es dejar una mirada. Y es la nuestra.

(publicada el 15 de mayo de 2011 en www.danielmecca.wordpress.com)

Anuncios

Publicado junio 18, 2011 por danielmecca en Editoriales, Ensayos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: