Guggenheim o el arte   Leave a comment

Icono de la vanguardia arquitectónica del siglo XX, el museo de la capital vasca se transformó en un atractivo elemental de Europa. Un espacio que se exhibe a sí mismo.

 Por Daniel Mecca

La arquitectura es vida, o por lo menos es la vida misma tomando forma.” Frank Lloyd Wright –autor de la frase– fue el célebre arquitecto que diseñó el Museo Salomon R. Guggenheim de Nueva York, inaugurado en 1959. Wright hizo de este proyecto una obra de arte en sí misma. Casi cuarenta años después, su colega americano Frank O. Gehry concibió de su imaginación una nueva extensión de la red internacional de estos famosos museos: el 18 de octubre de 1997 nacía en el País Vasco el Museo Guggenheim Bilbao, símbolo de la vanguardia arquitectónica del siglo XX. El eterno retorno se repetía. La arquitectura era otra vez la vida tomando forma.

“Un edificio (…) con una potente identidad icónica que le permita atraer a los visitantes por sí mismo, sin menoscabo de las obras de arte que estuvieran expuestas.” La propuesta era ambiciosa. Tenían como referencias el Guggenheim de Nueva York y la Opera de Sydney. El resultado fue colosal, impactante: una gran obra escultórica de titanio, piedra y cristal, compuesta por volúmenes interconectados y cubierta de figuras metálicas de formas retorcidas y plásticas. El Guggenheim Bilbao se convirtió en un emblema artístico, cultural y turístico de esta ciudad y de Europa.

Con sus 50 metros de alto y 24 mil metros cuadrados de superficie –de los cuales 11 mil son para exposiciones–, el museo fue construido al borde de la Ría de Bilbao, mimetizándose con el tejido urbano. Su piel metálica de titanio brilla con sutileza cuando la toca el sol. En su entrada principal, que se encuentra al final de la calle Iparraguirre, se exhibe la obra Puppy: una figura de cachorro gigante cubierto de flores, que magnetiza a los turistas y a sus cámaras.

Ya en el interior del museo, el turista encontrará una pequeña ciudad vanguardista como erigida en un sueño. El espacio de exposiciones está distribuido en tres niveles, sumando un total de veinte galerías, construidas en torno a un atrio central desde donde penetra la luz de manera artística, a través de un lucernario cenital en forma de flor. Estamos ahora en el corazón del Guggenheim Bilbao. Los tres pisos se conectan mediante ascensores acristalados y pasarelas curvilíneas.

El museo tiene una colección propia de 91 obras, pero a la vez posee la colección permanente y rotativa integrada por los fondos artísticos de los diferentes museos de la Red Guggenheim. En las salas se exhiben obras de los artistas más importantes del movimiento de arte contemporáneo de la segunda posguerra hasta la actualidad: entre otros, Andy Warhol, Jenny Holzer, Cy Twombly, Miquel Barceló, Richard Serra, Yves Klein, Robert Motherwell, Eduardo Chillida y Jean-Michel Basquiat. El museo también presentó obras de pintores como Picasso, Henri Matisse y Kandinsky.

El Expresionismo Abstracto, el Pop Art, el Nuevo Realismo, además del Conceptualismo, el Minimalismo y el Posminimalismo son algunos de los movimientos que coexisten en el Museo Guggenheim Bilbao, que, al igual que sus pares en Nueva York, Venecia y Berlín, determinan el pulso del arte moderno y contemporáneo. De Wright a Frank O. Gehry, el eterno retorno: en Bilbao, la arquitectura cobra vida en este museo que es en sí mismo una obra de arte.

(Nota publicada en diario Perfil: http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0558/articulo.php?art=27915&ed=0558#sigue)

Anuncios

Publicado marzo 27, 2011 por danielmecca en Notas en la prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: