Con ustedes Henry Miller, señores   Leave a comment

“Alguna vez pensé que me esperaban cosas maravillosas. Creí que podía construir un mundo en el aire, un castillo de puro escupitajo blanco, que se elevaría sobre el edificio más alto, entre lo tangible y lo intangible, para situarme en el espacio como la música, donde todo se derrumba y se malogra, pero donde yo sería inmune, magnífico, semejante a un dios, el ser más sagrado de todos los sagrados. ¡Era yo que imaginó esto, yo, el hijo del sastre! Yo, nacido de una bellota, en un inmenso y robusto árbol. En el hueco de cada bellota, me llegó hasta el mínimo temblor de tierra: yo era parte del gran árbol, parte del pasado, con escudo de armas y linaje, con orgullo, orgullo. Y cuando caí a la tierra y me enterré en ella, recordé quién era yo, de dónde venía. Ahora estoy perdido, perdido, ¿me escuchas? ¿No me escuchas? Estoy aullando y gritando: ¿no me oyes? ¡Apaga las luces! ¡Rompe las bombillas! ¡Me puedes oír ya? ¡Más fuerte! Ostias, ¿te estás burlando de mí? ¿Estás sordo, mudo y ciego? ¿Debo arrancarme la ropa? ¿Debo bailar pastas arriba? ¡Entonces, muy bien! ¡Voy a bailar para ti! ¡Una alegre confusión, hermanos, y dejarla girar y girar y girar! Pongámosle un par de pantalones de franela extra, mientras giramos. Y no olvidéis, chicos, que yo visto cargando a la derecha. ¿Me oís? ¡Venga ya! ¡Siempre alegre y divertido!”

Henry Miller, Primavera Negra.
Anuncios

Publicado mayo 19, 2010 por danielmecca en Literatura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: