Entrevista al escritor venezolano Modesto Guerrero sobre las coimas entre Argentina y Venezuela   Leave a comment

Modesto Guerrero dialogó con P&M sobre el rol político del ex embajador en Caracas, que días atrás denunció al kirchnerismo por presuntas coimas para que empresarios argentino pudieran vender en el país caribeño. “Sadous hizo negocios para el financiamiento de la oposición. Pero él es nada delante de la plata que pone Techint en este momento”, dijo el escritor y periodista venezolano.

¿Qué lectura hace de las denuncias de coimas entre Argentina y Venezuela?

La corrupción es parte del movimiento de capitales. No hay movimiento de capitales en el sistema capitalista sin actos corrupción. Para poder realizar sus negocios los empresarios necesitan usar al Estado, es decir que los que pagan la corrupción son los empresarios y los que la ejercen, el trámite administrativo, son los funcionarios. Entre Argentina y Venezuela los negocios comerciales y de inversión se han multiplicado entre 1999 y 2009 de un tercio de millón a 5.000 millones de dólares, lo cual tiene sin duda un componente de manejos de negociación sucia. Esa suma generó que entre los dos países efectivamente se produjeran coimas. Se podría decir que alrededor del 15% de los negocios entre Argentina y Venezuela han pasado por manos sucias. Esa corriente de negocios y corrupción siguió creciendo y dio un salto del 2003 al 2009 con el gobierno de Néstor y Cristina, y se potenció en el 2008-2009 con el comercio de Combustible hacia Argentina y maquinarias agrícolas y negocio agroalimentario para Venezuela. Por eso, (el titular de la FAA) Eduardo Buzzi miente, no porque no haya corrupción, sino porque él es uno de los partícipes de todo eso, ya que un sector de su federación lo hizo. Recuerdo que desde la Cámara de Maquinarias Agrícolas de Rafaela -donde hay muchos empresarios de la federación de Buzzi- dijeron a Radio Continental que Venezuela les compró 980 millones de dólares en una sola compra que fue la más grande del siglo, y donde había empresarios del sector del dirigente agrario.

Cuando dice que Buzzi miente, ¿quiere decir a qué también participaba en las coimas?

No puedo decir que él participaba personalmente, pero lo que sí se sabe es que gente de su federación participó y esos sí fueron a hacer negocios. Y él debe saberlo. Con esto quiero decir que ninguno tiene acá la varita de la moralidad, incluidos funcionarios corruptos de Venezuela que por suerte no son mayoría y no están en el centro del Gobierno, sino en las entidades laterales. De hecho en Venezuela varios ministros han caído, como uno de los principales de Hugo Chávez, son nombres públicos. La diferencia es que en Argentina se cuida más todo eso. Acá se sabía que Eduardo Sadous estaba metido en negocios hace un largo tiempo. ¿Por qué los que sabían de la oposición no lo dijeron hace 5 años atrás?

A partir de esa pregunta ¿existiría una necesidad actual de la oposición de desgastar la relación bilateral?

En la Argentina es una necesidad porque la oposición no tiene el control total del Congreso. Carlos Menem decide para dónde va, mientras negocia sus juicios con el Estado por los votos. Como la oposición ganó la mayoría, pero no el poder en el Congreso, usan este tema como recurso de poder, de ataque, porque si no fuera necesario, no lo usarían ya que el capitalismo necesita estabilidad y equilibrio para sus negocios. Es sencillo: en este momento se pararon varios negocios por el escándalo que develó Sadous. Porque todo capitalista que tenga medio dedo de frente sabe que lo mejor es parar y limpiar el camino para no quedar en el titular del periódico.

¿En qué punto involucran a Chávez las denuncias de coimas?

En ninguno. Y eso no es sorprendente mientras Chávez siga siendo el mismo. Distinto es el caso de familiares del presidente venezolano, como primos de él con los que rompió relación personal, al igual que con ministros, viejos amigos de adolescencia y familiares. Porque Chávez tiene una sola ambición en su vida: la historia, es un endemoniado de la historia. Él sólo quiere ser el sucesor de (Simón) Bolívar en el buen sentido de la liberación de pueblos, la unidad de América Latina. No le importa la plata. Por eso no está involucrado en nada de eso. Lo lamentable, desde mi punto de vista político, es que él sepa todo lo que está pasando.

¿Qué repercusión cree que puede llegar a traer dentro del gobierno argentino esta denuncia del ex embajador argentino?

Grave, porque hay acumulación en el tiempo y se transforma en un problema sin retorno inmanejable. Está tocando piezas muy duras y son muy grandes y estruendosas las derivaciones laterales. Y lo va a afectar todavía más si llega a tocar una pieza clave que haya estado con los negocios más grandes del país.

¿Eduardo Sadous había participado de las coimas?

Sin duda, porque fue embajador. Casi no hay embajador que no haya agenciado negocios privados. Las empresas están acostumbradas desde que nacieron en la historia de la humanidad a pagar negocios, favores y trámites. Es un invento de ellas, no de los Estados. El ex embajador de argentina en Venezuela hizo eso y viceversa. El problema es que los negocios que manejaba este embajador junto con otros, no tuvieron el retorno que ellos esperaban porque algunos tardaron mucho, se dañaron en el camino o se desdoblaron en costos mayores, o sea menores ganancias y mayores problemas.

Pero al estar declarando esto… ¿no se estaría hundiendo él también?

Ellos tienen asesores políticos. Él dice eso porque sabe que nadie debe tener pruebas que lo involucren, pero los que estuvieron en esos años en Caracas en la Cámara de Comercio Argentino-Venezolana saben muy bien que el grupo Techint, por ejemplo, podría ser tranquilamente investigado porque estuvo involucrado con Sadous en negocios antes del escándalo Techint. Sadous está en el medio. Como dijo un funcionario del gobierno argentino que lo contradenunció por encubridor, ya que no puede ser que él sepa esto desde hace 5 años atrás y nunca lo haya dicho: ¿Por qué 5 años de silencio? Lo que más sorprende acá es que un sector opositor del gobierno esté usando hechos pasados y hechos nuevos para atacar al gobierno argentino y venezolano. Allá porque hay elecciones en septiembre y acá porque están embarcados en un proceso contra el kirchnerismo en el Congreso y en otras instituciones. Esta es la explicación de por qué el ex embajador viene a hacer su denuncia después de 5 años.

¿Se podría pensar una alianza entre Sadous y la oposición venezolana?

El embajador Sadous, con la Cámara Argentina de Comercio y los hombres de Techint, brindaron el 12 de abril cuando cae Chávez producto de un golpe de Estado. Si Sadous estuvo tan comprometido con la derecha golpista en Venezuela, es imposible -salvo que seamos estúpidos o ingenuos- que no haya estado metido en los monumentales negocios que hicieron esa oposición y la que vino después. Me pregunto cómo es que no pudo controlar y manejar 88 millones de dólares que giraron entre Buenos Aires, Miami y Caracas como parte del fideicomiso de combustibles. Cuando un embajador deja su cargo, entrega al nuevo embajador las cuentas claras. Yo me pregunto cómo hizo para dibujar 90 millones de dólares. Es muy jodido su nivel de involucramiento. Si se abre la olla completa él cae también, pero entendamos que se trata de un perejil al lado de los que estuvieron a su alrededor en aquel momento.

¿Y la conexión entre Sadous y la oposición argentina?

Sadous trabaja para la oposición argentina desde antes del golpe de Estado. Es un hombre conservador de ideas y trabaja para el sector conservador de la política argentina. El problema no es cómo el gobierno argentino puede probar que trabaja para la oposición argentina, algo que puede ser legítimo, sino cómo prueba que Sadous hizo negocios para el financiamiento de la oposición argentina. Pero él es nada delante de la plata que pone Techint en este momento para la oposición, o de la plata que pone cualquier otra empresa grande o federación para las campañas políticas de la derecha argentina.

A partir de esto, ¿cree que Sadous funcionaría como conexión entra la oposición venezolana y la argentina?

No hay duda de eso. Sadous y otros funcionan entre las dos oposiciones. En Argentina existen usinas de pensamiento y de estrategia política. Este país es el principal productor de estrategias políticas para América Latina. La oposición venezolana es muy torpe, bruta y de bajo nivel cultural y por eso no elabora ideas. Entonces desde Argentina le dan línea a la oposición venezolana. En ese sentido, Sadous es una pieza conectora. Otro es Joaquín Morales Solá, Mariano Grondona, en su momento, o Guido di Tella, que trabaja para una de esas usinas de poder que asesoran a la oposición en Venezuela. Esto es parte de la militancia de la derecha.

Daniel Mecca (publicada en Política y Medios el 26 de abril de 2010)

Anuncios

Publicado abril 29, 2010 por danielmecca en Entrevistas, Notas en la prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: